miércoles, 29 de agosto de 2007

25 de Agosto

La partida.

Después de un café en la librería, almorzamos con Rossana y Mimí en el 25 de mayo, lugar donde se reúnen una vez por semana para trabajar y donde nos juntamos el día que llegué.

Pero faltaba algo: conocer la casa de Tucumán. Allá fuimos. De ahí, a la terminal, sin llantos, con mucha emoción. Un chau, nos vemos, para seguirla, para que no se acabe este encuentro.

Gracias, Mandrágora, gracias a todos y a cada uno. ¡A seguir leyendo!

1 comentario:

Alicia dijo...

Gracias Maria por esta ageda detallada de cada dia de mandragora. Es muy enriquecedor escuchar (o leerlo) desde la experiencia "externa" aunque esos dias fuiste un escarabajo mas... un beso desde tucuman.